Células madre dentales contra el cáncer de mama

El cáncer de mama es la enfermedad neoplásica más frecuente en el mundo. Numerosos estudios destacan que las células madre dentales podrían recuperar la forma y tamaño de los senos, logrando una simetría entre ambos pechos.

celula madre de la pulpa dental

Cuando a una mujer se le diagnostica cáncer de mama, en cualquiera de sus etapas, su vida cambia por completo y su principal preocupación es buscar alternativas y tratamientos que le permitan extender su vida y tener calidad en la misma.

La mayoría de los tratamientos contra el cáncer de mama consisten en quimioterapias, radioterapias o mastectomías, que resultan muy agresivas y tienen un impacto muy fuerte; sobre todo con las mastectomías, ya que implican la extracción de uno o ambos senos, teniendo como resultado un impacto psicológico muy fuerte.

Hoy en día, existe una opción para regenerar el tejido mamario, que consiste en la utilización de Células Madre Dentales, las cuales han demostrado tener la capacidad de generar nuevos vasos sanguíneos, engrosar el tejido subcutáneo y de mejorar la sensibilidad, el color y la elasticidad de la piel luciendo igual que un seno.

Actrices, modelos y cantantes, entre otros personajes públicos, se han sometido a Mastectomías tanto por tratamiento, como la cantante Anastacia, la actriz Rita Wilson o la modelo Bimba Bosé, como por prevención, como es el caso de la actriz Angelina Jolie. El tratamiento con células madre mesenquimales, como las que se encuentran en los dientes, podría ser una alternativa para regenerar el tejido que conforma la mama, lo cual evitaría el uso de una prótesis o el tener que recurrir al trasplante de la propia piel obtenida de otras partes del cuerpo.

En España, Dencells es el primer servicio especializado en la conservación de Pulpa Dental y Células Madre Dentales, y se lleva a cabo en un moderno y equipado Laboratorio con Sala Blanca,  para poner a tu servicio los últimos avances científicos relacionados con las células madre, la terapia celular y la medicina regenerativa personalizada.

Anuncios

Utilizan células madre para crear “miniestómagos” con los que estudiar enfermedades gástricas

celulas madre miniestomagos

Hacen crecer tejidos del estómago en 3 dimensiones ‘in vitro’ con células madre. Miden 3 milímetros de diámetro y son similares en arquitectura y funcionalidad. Servirán para bloquear los efectos nocivos de la bacteria ‘Helicobacter pylori’.

La manera más lógica de estudiar las enfermedades gástricas es trabajando sobre el propio estómago, pero eso no siempre es posible. De manera que los científicos han creado pequeños estómagos para ver y probar. Las células madre han servido de nuevo para hacer posible esa “creación”.  

Un 10% de la población sufre enfermedad gástrica en algún momento de su vida. Un equipo de científicos norteamericanos ha generado estómagos en miniatura a partir de células madre pluripotentes para poder estudiar las enfermedades gástricas. Este estudio ha conseguido identificar un método para hacer crecer tejidos del estómago humano en tres dimensiones in vitro a partir de células madre, capaces de generar la mayoría de tejidos.   Según la investigación que publica la revista Nature, los expertos crearon ese método al considerar que los modelos animales no son “los ideales” para el estudio de estas enfermedades debido a sus diferencias de anatomía, por lo que se hace necesaria la investigación con tejidos gástricos humanos. “Estamos generando ‘miniestómagos’ en tres dimensiones, de aproximadamente tres milímetros de diámetro, que son similares al estómago en cuanto a la arquitectura y la funcionalidad”, explica uno de los autores del estudio, el profesor de pediatría James M. Wells.

Este innovador método permite hacer crecer tejidos del estómago humano en tres dimensiones in vitro y que el desarrollo de estos epitelios evolucione en paralelo al crecimiento normal del estómago vivo. “El gástrico es la segunda causa principal de muerte por cáncer en el mundo. Se estima que un 10% de las personas sufre una enfermedad gástrica en algún momento de su vida, incluyendo gastritis, úlceras pépticas o cáncer gástrico, que es la segunda causa principal de muerte por cáncer en el mundo”, señala Wells. Estas enfermedades del estómago están en el 50% de los casos provocadas por una infección crónica con una bacteria llamada Helicobacter pylori. Esa bacteria es el principal patógeno del estómago y la primera causa que provoca la evolución de la úlcera péptica y el cáncer gástrico, según este experto. “Hemos identificado que la Helicobacter pylori desencadena las primeras etapas de la enfermedad gástrica, incluyendo la estimulación de la división celular”, explica Wells.

Según el catedrático, ese tejido gástrico humano (los “miniestómagos”) se utilizará “para descubrir nuevas maneras de bloquear los efectos nocivos de esta bacteria, lo que permitiría reducir el número de personas afectadas por la enfermedad gástrica que provoca la Helicobacter pylori”. Además de este avance, los investigadores están también interesados en identificar fármacos que puedan prevenir la infección y los síntomas de la úlcera péptica provocada por esta bacteria.

Fuente: 20 Minutos

Científicos de Harvard reproducen dientes nuevos a partir de células madre

Un equipo de científicos liderado por la Universidad de Harvard ha logrado demostrar que la luz de baja intensidad puede utilizarse para incentivar a las células madre del organismo a regenerar tejidos. La investigación fue liderada por el Dr. David Mooney, miembro del Instituto Wyss para la Ingeniería Biológicamente Inspirada.Fuente: Universia

El estudio, publicado en la Science Trasnational Medicine, provee una base para una serie mayor de aplicaciones clínicas en la ortodoncia regenerativa y restaurativa, como sería la curación de heridas, la regeneración de huesos y mucho más. Lo que significa que el almacenamiento de células madre constituye una vía muy interesante para conseguir tratar enfermedades en el futuro. En nuestro país, Dencells es el primer servicio especializado en la conservación de Pulpa Dental y Células Madre Dentales, y se lleva a cabo en un moderno y equipado Laboratorio con Sala Blanca  altamente cualificado, que puede informar a quien lo desee del proceso completo.

 

Pero, ¿en qué consistió la investigación de la Universidad de Harvard?

Los científicos utilizaron un láser de baja intensidad para desencadenar las células madres dentales humanas y formar dentina, el tejido duro similar al de los huesos que compone la mayor parte del diente. Además, lograron precisar la molécula que participa del proceso y demostraron su habilidad a través de diferentes modelos animales.

Diversas moléculas biológicamente activas, como las proteínas reguladoras, pueden activar las células madre para diferenciar tipos de células. La regeneración actual requiere que los científicos aíslen células madre del cuerpo, las manipulen en un laboratorio y las devuelvan al cuerpo, y esto necesita tiempo, dinero y demasiado esfuerzo.

Sin embargo, en el caso de Mooney, la investigación pretende evitar tener que sacar las células del cuerpo, ahorrando mucho trabajo a los científicos. El proceso no introduce nada nuevo al organismo, y los láseres ya se utilizan actualmente en la medicina y la odontología, por lo que los riesgos son leves, sostiene Mooney.

Pruebas con éxito en ratones

Para corroborar la teoría, el equipo recurrió al dentista Praveen Arany de los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos, quien taladró pequeños agujeros en los molares de ratones y trató la pulpa que contiene las células madre adultas con láseres de poca intensidad.

Aplicó una capa temporal y mantuvo a los animales confortables y sanos, y después de 12 semanas, los rayos X de alta resolución confirmaron que el tratamiento de láser incentivó la formación de dentina.

Más adelante realizaron un estudio para determinar el mecanismo molecular exacto responsable de los efectos regenerativos en el tratamiento láser, y descubrieron que la proteína regulatoria ubicua conocida como TGF-β1 es clave en el incentivo a las células para que produzcan dentina.

 

Fuente: Universia España

Tratamientos con células madre para tratar las lesiones en deportistas

Estos tratamientos ofrecen una recuperación mucho más rápida que otros tratamientos, pudiendo incluso revertir la lesión reparando totalmente el tejido afectado.

 

Dencells_tratamientos con celulas madre en deportistas

 

Cada vez es más común escuchar en televisión que lesiones de diferentes deportistas son tratadas con células madre. Las lesiones más comunes son las de cartílago, que comprenden principalmente cadera, rodilla y tobillo, lesiones que, además de ser dolorosas, requieren un largo tiempo de rehabilitación. Los avances en medicina regenerativa y deportiva han permitido que el uso de células madre en estos tratamientos sea considerado en este momento una auténtica revolución por la novedad, aunque es cierto que cada vez es más común.

La efectividad y eficiencia de estos tratamientos se basa en que la recuperación con células madre es mucho más rápida y disminuye fácilmente la inflamación, por lo que el dolor es menor. De esta manera el deportista puede retomar más rápidamente sus entrenamientos. Otra de las ventajas de los tratamientos con células madre, es que pueden revertir la lesión. El paciente puede recuperarse por completo, el tejido en sí se repara y vuelve a su estado natural, como si nada hubiera pasado. Deportistas como Rafa Nadal, Pau Gasol o Cristiano Ronaldo han probado diferentes tratamientos para sus lesiones, con excelentes resultados.

Tratamiento en lesiones nuevas, pero también en lesiones antiguas.

Estos tratamientos con células madre, están recomendados para cualquier persona que haya sufrido una lesión. Si bien es cierto que cuanto más reciente es la lesión, más fácil será reparar el tejido dañado y el tratamiento será más rápido, también es posible la recuperación de una lesión más antigua, aunque será necesario invertir más tiempo para recuperar el tejido dañado poco a poco.

El origen de estas células madre, dependerá del tratamiento que necesite el paciente. En el caso de las células madre dentales que provienen de la pulpa dental, poseen un gran potencial para tratar patologías o lesiones sin rechazo alguno. Este refugio, hasta hace algo más de una década desconocido, contiene células mesenquimales con capacidad de multiplicarse, diferenciarse y especializarse. Estas cualidades inigualables les permiten regenerar piel, huesos, cartílagos, músculos, nervios y otros tejidos que se hayan podido dañar por diferentes enfermedades.

La gran ventaja de las células madre dentales es que cuentan con el 100% de compatibilidad con el paciente donante, y es muy probable que en el futuro se demuestre su utilidad en sus familiares. Además, pueden conservarse durante toda la vida para su utilización y, si las células madre han sido almacenadas en un banco privado, su disponibilidad es inmediata.

En este sentido, Dencells es el primer servicio en España especializado en la conservación de Pulpa Dental y Células Madre Dentales, y se lleva a cabo en un moderno y equipado Laboratorio con Sala Blanca,  para poner a tu servicio los últimos avances científicos relacionados con las células madre, la terapia celular y la medicina regenerativa personalizada.

El objetivo del servicio Dencells es ofrecer una asistencia excelente que permita conservar ahora las células madre dentales para poder acceder en el futuro a las terapias regenerativas más efectivas con la máxima seguridad, garantía y calidad.

Fuente: Dencells.com

¿Podrían las células madre regular el apetito?

Científicos norteamericanos han conseguido transformar células de la piel de un adulto en las neuronas encargadas de controlar la sensación de hambre.

Células Neuronales

Lo que han hecho es reprogramar genéticamente células de la piel convencionales para convertir en células madre pluripotentes inducidas (IPS). Las IPS son capaces de transformarse en cualquier tipo de célula adulta cuando se les da un conjunto específico de señales moleculares en un orden específico. La tecnología de las células IPS se ha utilizado para crear una variedad de tipos de células humanas adultas, incluyendo células beta productoras de insulina y neuronas del cerebro anterior y motoras. Pero, hasta ahora no han conseguido transformarlas en neuronas del hipotálamo. Estas células cerebrales controlan funciones fisiológicas tan básicas como el sueño, la hipertensión, el estado de ánimo y el apetito.

Tras finalizar el proceso de transformación, que duró 30 días, las neocélulas eran capaces de segregar ciertos neuropéptidos y responder a sustancias como la insulina o la leptina, que juegan un papel crucial en nuestro metabolismo. Aunque no son totalmente iguales a las neuronas hipotalámicas naturales, las células de laboratorio permitirán ahondar en los mecanismos neurofisiológicos y las anomalías biológicas que llevan al sobrepeso mórbido.

Estos avances podrían suponer un paso de gigante para desarrollar nuevas estrategias y fármacos contra la obesidad, una de las enfermedades de nuestro tiempo.

Fuente: Muy Interesante y Tendencias 21.

Células madre de la pulpa dental que pueden transformarse para tratar cicatrices en la córnea

Las células madre de la pulpa dental de las muelas del juicio pueden ser redirigidas para convertirse en células de la córnea del ojo, un avance que podría utilizarse algún día para reparar cicatrices en la córnea provocadas por una infección o lesión.

Las células madre dentales son capaces de regenerar cicatrices en la córnea.

Las células madre dentales son capaces de regenerar cicatrices en la córnea.

Los hallazgos de esta investigación, realizada por investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad de Pittsburgh, en Estados Unidos, y publicados en la edición digital de este lunes, 23 de febrero, de ‘Stem Cells Translational Medicine’, sugieren que podrían convertirse en una nueva fuente de tejido para trasplante de córnea a partir de las propias células del paciente.

La ceguera corneal se suele tratar con trasplantes de córnea de donantes, pero según explican los investigadores, hay escasez de donantes de córnas y existe el riesgo de rechazo, lo que podría resultar en una pérdida permanente de visión. El doctor Funerburgh, investigador principal de este trabajo, afirma “nuestro trabajo es prometedor porque el uso de las propias células del paciente para el tratamiento podría ayudar a evitar estos problemas”.

Los experimentos llevados a cabo mostraron que las células madre de la pulpa dental, obtenidas del tercer molar humano, o muela del juicio, de extracciones de rutina, podrían convertirse en las células del estroma de la córnea llamadas queratinocitos, que tienen el mismo origen embrionario.

El equipo de científicos inyectó los queratocitos diseñados mediante ingeniería en las córneas de ratones sanos, donde se integran sin signos de rechazo, además de emplear las células para desarrollar construcciones del estroma corneal similares a los tejidos naturales.

“Otras investigaciones han demostrado que las células madre de la pulpa dental se pueden utilizar para hacer nervios, hueso y otras células” señala la doctora Syed-Picard, del departamento de Oftalmología. “Tienen un gran potencial para su uso en terapias regenerativas“. En trabajos futuros, los investigadores evaluarán si la técnica puede corregir cicatrices de la córnea en un modelo animal.

Fuente: antena3.com

Tratamientos con células madre, ¿son ya una realidad?

Potencial terapéutico de las células madre mesenquimales.

Potencial terapéutico de las células madre mesenquimales.

El primer contacto con células madre lo tuvimos con las células del cordón umbilical del recién nacido. Afortunadamente, gracias al potencial de las células madre, se ha seguido investigando y avanzando y hoy en día conocemos muchas más fuentes de este tipo de células como son la médula ósea, el tejido adiposo o la pulpa dental.
Las células que se extraen de estos lugares del cuerpo se denominan mesenquimales, y su particularidad radica en que se pueden expandir y cultivar, por lo tanto podemos tener el número de células que se necesiten para el tratamiento de diversas patologías. A diferencia de las células que se obtienen de la sangre del cordón, una sola muestra de las células mesenquimales puede utilizarse para muchas terapias.

Un abanico de posibilidades

No son pocas las patologías que pueden ser tratadas con éxito gracias a este tipo de células, sin embargo, hay una serie de enfermedades que aún están en proceso de validación, tanto en protocolos experimentales como en ensayos clínicos.

Todas estas enfermedades se han tratado con una sólida demostración de su eficiencia, con terapias totalmente validadas.

·      Regeneración articular  y ósea: Lesiones óseas y de cartílagos.

·      Regeneración de piel (etapa crónica): Un ejemplo es el caso de cicatrices profundas o incluso estrías. Las células madre están siendo utilizadas para cicatrización de heridas, en casos de  quemaduras.

·      Regeneración de cartílago: Se utilizan células madre para el tratamiento de las lesiones del cartílago  de la rodilla, el tobillo y la cadera,  y los resultados de regeneración de tejido definitivo -incluso en lesiones importantes- son muy prometedores.

·      Trasplante de médula ósea: Se han realizado exitosos trasplantes con células madre hematopoyéticas de sangre de  cordón umbilical, en especial en  casos de leucemia en pacientes pediátricos.

·       Enfermedad de Crohn: Se utilizan las células madre de grasa que han pasado por un proceso de purificación y expansión celular, para el tratamiento de las ulceraciones crónicas , de muy difícil manejo con otras terapias.

Vital para deportistas

Muchos deportistas de alto rendimiento utilizan este sistema para recuperarse de las lesiones, gracias a la efectividad de los tratamientos de ortopedia con células madre. Uno de los más sonados a finales del 2014 ha sido el caso de Rafa Nadal, quien volvió a sus entrenamientos tras recuperarse de una grave lesión en la espalda gracias a este procedimiento.

Fuente: 24 horas.cl

 

Las células madre mejorarán la salud de los pacientes con Alzheimer

¿Sabías que la utilización de este material sirve para regenerar tejido cerebral y ofrece beneficios antiinflamatorios?

El Alzheimer es una enfermedad neurodegenerativa que padecen 3,5 millones de personas en España. Es un trastorno que provoca la muerte de células nerviosas del cerebro y es la causa más común de demencia senil. Por eso, multitud de expertos de diversos países realizan investigaciones para utilizar células madre en terapias que
mejoren la calidad de vida en pacientes con esa enfermedad.

Uno de los principales enfoques de estos estudios es la utilización de células madre como elemento regenerador de tejido cerebral dañado, así como posibles sanadoras del parénquima cerebral (tejido funcional). Además, las células madre cuentan con posibles beneficios antiinflamatorios que contribuirían a mejorar el estado de salud del enfermo, así como para su uso como agentes de suministro de fármacos. Una forma rápida y sencilla para conseguir nuestras propias células madre es almacenarlas con Dencells, primer servicio en España especializado en la conservación de Pulpa Dental y Células Madre Dentales para posibles usos terapéuticos como podrán ser los tratamientos para el Alzheimer. El objetivo de Dencells es ofrecerte una asistencia excelente que permita conservar ahora las células madre dentales para poder acceder en el futuro a las terapias regenerativas más efectivas con la máxima seguridad, garantía y calidad.

Preservar ahora las células madre dentales es una gran oportunidad para anticiparte al futuro y Dencells se compromete contigo desde el primer momento para ofrecerte toda la información y asesoramiento necesario.

 

Fuente: Capital On line

 

Células madre para regenerar corazones infartados

Un equipo del hospital Gregorio Marañón ha empleado células cardiacas de donantes sanos para reparar el tenido lesionado de enfermos que habían sufrido un infarto agudo de miocardio. La novedad de este ensayo es que se actúa cuando aún es posible activar la regeneración cardiaca. Además, se recurre a células madre adultas de una zona del corazón que a priori son las más adecuadas.

Los expertos aseguran que el procedimiento, además de sencillo, es seguro. Hasta ahora, en los distintos experimentos de este tipo las células madre utilizadas procedían del propio paciente. Sin embargo, el principal inconveniente de esta técnica residía en que era preciso esperar a que trascurrieran entre cuatro y ocho semanas para poder procesarlas y aplicar a los pacientes. Por este motivo, los investigadores han preferido acudir a células madre de donantes, que tienen la ventaja de que pueden ser almacenadas, circunstancia que hace posible recurrir a ellas cuando mejor convenga. El momento idóneo para transferirlas al enfermo se encuentra entre cinco y diez días después del infarto. Se inyectan a través de la red vascular para que colonicen el tejido dañado y favorezcan su recuperación.

La estrategia se ha probado con éxito en cerdos y luego en un grupo reducido de siete personas, por lo que pronto se ensayará en 55 pacientes. En el estudio, en el que participan la Universidad Católica de Lovaina y el Hospital Saint Louis de París, así como una decena de grupos españoles, tanto de hospitales como de centros de investigación, se evaluará cómo funciona la técnica en humanos, muy similar a la angioplastia, el procedimiento para liberar arterias obstruidas con placas de ateroma mediante un catéter.

Las células de los donantes se cosechan de los tejidos cardiacos que han sido desechados cuando se les ha practicado una intervención quirúrgica, como una cirugía valvular. Después, las células se expanden en el laboratorio hasta alcanzar la dosis necesaria, cuantificada en 35 millones por paciente. Puede parecer una cantidad desorbitada, pero no lo es. En una biopsia se extraen cientos de millones de células. Por ahora ya han sido tratados con este procedimiento siete enfermos que evolucionan favorablemente y que presentaban antes de la intervención una «grave afectación del tejido cardiaco», asegura explica Francisco Fernández-Avilés, jefe del Servicio de Cardiología del Hospital Gregorio Marañón.

El infarto es la primera causa de mortalidad, aunque los avances de los últimos años han conseguido reducir las defunciones de un 15% hace 15 años a un 5%. Con todo, los pacientes infartados no salen indemnes del accidente cardiovascular y es muy frecuente que desarrollen una insuficiencia cardiaca de por vida, con el agravante de que las reincidencias posteriores suelen tener un pronóstico adverso.

Los estudios preclínicos revelan que las células madre cardiacas producen factores con un gran potencial terapéutico y estimulan una mayor respuesta en el tejido lesionado, superior a la que se ha descrito con el empleo de células de otras fuentes. Esta circunstancia las convierte en las más aptas para inducir una respuesta regeneradora.

Fuente: La Verdad.

Las células madre son una de las herramientas más prometedoras en medicina regenerativa. ¿Qué son y cuáles son sus aplicaciones en el cuidado de la salud?

células madre

No hay día que pase sin que escuchemos prometedores resultados sobre células madre en medicina regenerativa. La investigación lleva una década estudiando la forma de producir estas ‘herramientas’ y analizando su potencial en el tratamiento de enfermedades y problemas tan diversos como la ceguera o la diabetes.

Sin embargo, diversas dudas nos asaltan. ¿Qué son las células madre? ¿Dónde se generan? ¿Podemos conseguir fabricarlas de manera masiva para lograr nuevas terapias? El interés que han generado es enorme, al haber logrado por ejemplo que animales con esclerosis múltiple volvieran a caminar.

Volviendo la vista atrás, tenemos que retrotraernos hasta 1981. Es ahí cuando el investigador Martin Evans logró identificar por primera vez las llamadas células madre embrionarias en ratón. Estas células eran capaces de dar lugar a cualquier tipo celular diferenciado de nuestro cuerpo: neuronas, células musculares o hepatocitos. Imagínense la sorpresa. Por fin teníamos ‘ingredientes’ que podríamos usar para fabricar en el laboratorio tejidos y órganos, simplemente siguiendo las ‘recetas’ adecuadas.

Tendrían que pasar diecisiete años hasta que otros científicos, James ThomsonJohn Gearhart, pudieran aislar por primera vez células madre embrionarias humanas. El sueño se volvió posible. Pero a pesar de que las posibilidades de aplicarse en medicina regenerativa aumentaban, también se incrementaba la controversia ética y social sobre su uso, debido al origen embrionario que tenían estas células.

Todo cambió en 2006, cuando Shinya Yamanaka descubrió que las células ya diferenciadas podían reprogramarse. Es decir, células adultas podían volver a sus etapas iniciales utilizando unos factores adecuados, como si estuvieran de alguna manera ‘rejuveneciendo’. Se trataba de las células iPS, un tipo de células madre que podían obtenerse sin tener que recurrir a su origen embrionario. Este trabajo fue considerado un hito histórico para la ciencia, por lo que Yamanaka recibió el Premio Nobel de Fisiología o Medicina en 2012.

Desde aquella, múltiples investigaciones tratan de encontrar nuevas aplicaciones para las células iPS. Hoy en día se usan ya en práctica clínica, por ejemplo, en la realización de trasplantes en enfermedades como la anemia de Fanconi. Estas curiosas herramientas celulares también son estudiadas para probar la regeneración cardíaca o vascular.

La conocida como terapia celular está siendo investigada en el tratamiento de algunos tipos de cáncer, como leucemias, el mieloma múltiple y algunos linfomas. Recientemente, un trabajo publicado en The Lancet demostró que las células madre podrían permitir a pacientes con ceguera recuperar el sentido de la vista. Estos resultados son el primer hallazgo de que pueden ser aplicadas en el tratamiento de trastornos como la enfermedad de Stargardt o la degeneración macular asociada a la edad.

Varias investigaciones también buscan solucionar la diabetes mediante el uso de células madre, que pudieran solventar la carencia de insulina en estos pacientes. Sin duda, tres décadas después de los hallazgos de Evans, cada vez estamos más cerca de que la terapia celular sea aplicada de manera rutinaria en medicina. El futuro está a punto de llegar.

Fuente: Blogthinkbig.com

Imágenes: Nissim Benvenisty (Wikimedia)