La importancia de guardar los dientes de leche

¡Quién hubiera imaginado que los dientes que se les caen a nuestros hijos son el mayor tesoro que podemos dejarles en el futuro! Y con razón, el Ratoncito Pérez se los llevaba… ¡Qué listo!

cropped-dollarphotoclub_20203241.jpgPues conviene adelantarse a nuestro querido roedor y hacerse con ellos antes que él, ya que a la vista de las investigaciones del Dr. Songtao Shiinvestigador del Nacional Institute of Health (NIH) de Estados Unidos, los dientes de leche contienen células madre por lo que su almacenamiento podría implicar que si nuestro hijo contrajese una grave enfermedad en el futuro, podría curarse.

En 2003, el Dr. Shi utilizó los dientes de leche de su hija de seis años y cuál debió ser su sorpresa cuando pudo aislar y reproducir estas poderosas células para preservarlas y en un futuro poder hacer uso de su potencial regenerativo. Las células madre son las células que forman los tejidos y órganos del cuerpo como el corazón, hígado, cerebro y la piel. Las células madre que se encuentran en la pulpa dental poseen un potencial enorme para el tratamiento de nuevas enfermedades. Existen múltiples investigaciones para nuevos tratamientos como desórdenes degenerativos neuronales, enfermedades crónicas del corazón y medicina regenerativa dental.

Dencells_tratamientos con celulas madre en deportistas

Las células madre dentales sirven para la regeneración de músculo, piel, cartílago, hueso, hígado, dientes, células beta (diabetes), tejido nervioso, tejido adiposo (grasa), tejido cardíaco, entre otros. Mientras que el objetivo de las células madre del cordón umbilical se utilizan para regenerar exclusivamente enfermedades de tipo sanguíneo como leucemia, linfomas y anemias, entre otros.

La difusión de la preservación de las células madre extraídas del cordón umbilical, minutos después del nacimiento de un bebé ya era conocida desde el éxito logrado en Francia en 1998, pero la garantía de salud que supone la conservación de los dientes de leche comienza a extenderse.

logo con

Dencells es el primer servicio en España especializado en la conservación de Pulpa Dental y Células Madre Dentales, y se lleva a cabo en un moderno y equipado Laboratorio con Sala Blanca,  para poner a tu servicio los últimos avances científicos relacionados con las células madre, la terapia celular y la medicina regenerativa personalizada.

Dencells ofrece un servicio integral que va desde el transporte y procesado hasta la criopreservación y almacenamiento de células madre dentales. Su compromiso va más allá, ofreciendo una asistencia excelente que permite conservar las células madre ahora en las mejores condiciones para poder acceder en el futuro a las terapias regenerativas más efectivas con la máxima seguridad, garantía y calidad.

Fuente y artículo original: https://goo.gl/GGmwTK

Anuncios

Las células madre son una de las herramientas más prometedoras en medicina regenerativa. ¿Qué son y cuáles son sus aplicaciones en el cuidado de la salud?

células madre

No hay día que pase sin que escuchemos prometedores resultados sobre células madre en medicina regenerativa. La investigación lleva una década estudiando la forma de producir estas ‘herramientas’ y analizando su potencial en el tratamiento de enfermedades y problemas tan diversos como la ceguera o la diabetes.

Sin embargo, diversas dudas nos asaltan. ¿Qué son las células madre? ¿Dónde se generan? ¿Podemos conseguir fabricarlas de manera masiva para lograr nuevas terapias? El interés que han generado es enorme, al haber logrado por ejemplo que animales con esclerosis múltiple volvieran a caminar.

Volviendo la vista atrás, tenemos que retrotraernos hasta 1981. Es ahí cuando el investigador Martin Evans logró identificar por primera vez las llamadas células madre embrionarias en ratón. Estas células eran capaces de dar lugar a cualquier tipo celular diferenciado de nuestro cuerpo: neuronas, células musculares o hepatocitos. Imagínense la sorpresa. Por fin teníamos ‘ingredientes’ que podríamos usar para fabricar en el laboratorio tejidos y órganos, simplemente siguiendo las ‘recetas’ adecuadas.

Tendrían que pasar diecisiete años hasta que otros científicos, James ThomsonJohn Gearhart, pudieran aislar por primera vez células madre embrionarias humanas. El sueño se volvió posible. Pero a pesar de que las posibilidades de aplicarse en medicina regenerativa aumentaban, también se incrementaba la controversia ética y social sobre su uso, debido al origen embrionario que tenían estas células.

Todo cambió en 2006, cuando Shinya Yamanaka descubrió que las células ya diferenciadas podían reprogramarse. Es decir, células adultas podían volver a sus etapas iniciales utilizando unos factores adecuados, como si estuvieran de alguna manera ‘rejuveneciendo’. Se trataba de las células iPS, un tipo de células madre que podían obtenerse sin tener que recurrir a su origen embrionario. Este trabajo fue considerado un hito histórico para la ciencia, por lo que Yamanaka recibió el Premio Nobel de Fisiología o Medicina en 2012.

Desde aquella, múltiples investigaciones tratan de encontrar nuevas aplicaciones para las células iPS. Hoy en día se usan ya en práctica clínica, por ejemplo, en la realización de trasplantes en enfermedades como la anemia de Fanconi. Estas curiosas herramientas celulares también son estudiadas para probar la regeneración cardíaca o vascular.

La conocida como terapia celular está siendo investigada en el tratamiento de algunos tipos de cáncer, como leucemias, el mieloma múltiple y algunos linfomas. Recientemente, un trabajo publicado en The Lancet demostró que las células madre podrían permitir a pacientes con ceguera recuperar el sentido de la vista. Estos resultados son el primer hallazgo de que pueden ser aplicadas en el tratamiento de trastornos como la enfermedad de Stargardt o la degeneración macular asociada a la edad.

Varias investigaciones también buscan solucionar la diabetes mediante el uso de células madre, que pudieran solventar la carencia de insulina en estos pacientes. Sin duda, tres décadas después de los hallazgos de Evans, cada vez estamos más cerca de que la terapia celular sea aplicada de manera rutinaria en medicina. El futuro está a punto de llegar.

Fuente: Blogthinkbig.com

Imágenes: Nissim Benvenisty (Wikimedia)

“¡Estás haciendo historia! Esto es más impresionante que el primer paso en la Luna.”

Tras una terapia pionera a base de un trasplante de células madre, un hombre con parálisis vuelve a caminar. No es ciencia ficción, es la vida real y para que el público pueda ser partícipe de este gran avance, la BBC a través de su programa Panorama, ha vivido y retransmitido desde dentro este paso de gigante que ha devuelto la esperanza a miles de pacientes con parálisis.

Darek Fidyka vuelve a caminar por su propio pie cuatro años después de haber sufrido una puñalada por la espalda que cortó en dos su médula espinal. El mismo declaraba que “es una sensación increíble, como volver a nacer”.

La clave para su recuperación ha estado en su nariz, concretamente en las células de la glía envolvente olfatoria (CGEO) que forman parte del sentido del olfato y tienen una gran capacidad regenerativa. Fue necesaria una primera operación para extraer el bulbo olfatorio del paciente, para más tarde implantarle las células cultivadas por encima y debajo de la lesión medular y una tercera intervención para extraerle tejido nervioso del tobillo que le fue trasplantado junto a la médula para desempeñar la función de andamio mientras se producía la renovación celular. Tres meses después, y siguiendo la misma rehabilitación que hasta entonces no había surtido efecto, el paciente notó cómo los músculos de la pierna izquierda empezaron a desarrollarse.

A los seis meses, Fidyka estaba dando ya sus primeros pasos en unas barras paralelas y al cabo de dos años es capaz de conducir su coche y llegar por su propio pie hasta el centro de rehabilitación del hospital, con la ayuda de un andador.

El doctor Geoffrey Raisman, al frente del Instituto de Neurología del University College de London y el neurocirujano polaco Pawel Tabakov son los artífices de este milagro, que esperemos siga avanzando y mantenga la esperanza de volver a caminar a millones de pacientes con parálisis que están esperando para dar “un paso adelante”.

Fuente: El Mundo.